Enseñar a los hijos a valorar

Permalink 10

    

  
 Como mamá una de mis mayores preocupaciones es que mis hijos aprendan a valorar todo lo que Dios les da.

El materialismo es cosa de locos y cuando de recibir se trata están listos, agradecen pero olvidan con facilidad lo que tienen y sobre todo, ya nada los satisface. Este es un grave y muy común problema en nuestra sociedad.

Yo vivo y crecí en una familia con privilegios normales. Pero siempre estuve rodeada de muchos hijos de Dios poco privilegiados y aprendí a muy pronta edad que muchos niños no tienen juguetes, que viven descalzos, que sus casas se caen cuando llueve, que no tienen agua para tomar y bañarse y que la ropa de ellos es la mía y la de mis hermanos heredada con amor y por ende aprendí que sin importar lo que tengamos la vida es maravillosa.
Todos los días de mi vida despierto y me acuesto dando gracias a Dios por cada respiro y por su generosidad conmigo y mi familia, pero sé que todo puede cambiar en un abrir y cerrar de ojos y que debemos estar preparados para cualquier cosa.

Desde muy pequeños a mis hijos los llevo a mi país #Colombia a que salgan de la burbuja en la que están y vivan un poco más de cerca la realidad de nuestra sociedad.

Mis amigos los fines de semana siempre fueron los hijos de quienes cuidaban la casa o la finca y tengo la mejor experiencia a su lado!

Llevo a mis hijos a aquellos lugares en donde están las familias más necesitadas a que regalen sonrisas y abrazos y a que aprendan a ser desprendidos de tanto materialismo y de esa manera su corazón se engrandezca, sus pensamientos maduren y su alma se fortalezca.
Hace tres años hicimos un trato con Samuel, un trato que le costó mucho. “De los regalos que te da El Niño Dios tú eliges unos que vas a regalarle a los niños necesitados” por supuesto para él en esa primera oportunidad (y aún) no era algo que pudiera entender y menos aceptar! “Los regalos son míos! Cómo podría se posible que debiera re-regalarlo? ”

Recuerdo mucho uno de ellos, un muñeco grande Buzz Lightyear. Estaba súper de moda. Samuel lo llevaba abierto y abrazado y al llegar al barrio de aquellos niños de cara sucia, pies descalzos y sonrisa espectacular, lo espichó entre sus brazos por última vez, levantó el muñeco con el ademán de “quien lo quiere?” y todos se lanzaron por él. Entonces Samuel se retiró un poco, miró entre los niños y solito decidió a quien entregarlo. Cuando se lo puso en sus manos llegó otro y se lo quitó y luego todos empezaron a jugar con UN SOLO JUGUETE.

Samuel todavía recuerda ese momento y justo ayer me dijo “mamá te acuerdas que Buzz Ligthyear fue para muchos niños?
Me cuenta mi hermano que pasó algo parecido con Isabela mi sobrinita justamente ayer. Dentro de los regalos que llevaban, iba uno de sus osos preferidos lo abrazaba con intenso amor y apego y luego lo entregó. Un rato después dijo “el

Osito sí me rompió el corazón” pero para la vida de ellos esos momentos no tienen precio!
Muchos de nuestros hijos no tienen una necesidad palpable.

Un gesto de amor, una sonrisa y un abrazo a quienes lo necesitan no solo es el mejor regalo de navidad, sino la mejor enseñanza y experiencia para nuestros hijos y nuestras familias.
Los quiero

PD:

Fundación casa del niño.

“el tío Mateo hizo para sus niños de la fundación un evento en donde les enseñó a todos a hacer pizza”

3 Comments
  • Andrea
    December 25, 2015

    En cada palabra y en cada gesto se ve lo maravillosa que eres… Dios te bendiga siempre igual a los tuyos, este mundo necesita personas con esa humildad y ese corazón tan grande…

  • Valentina Guzmán
    January 9, 2016

    Claudia, simplemente eres una mujer admirable, te deseo lo mejor, y de verdad espero nos sigas compartiendo sucesos y cosas tan maravillosas para aprender. Un abrazo grande, Dios te bendiga siempre.

  • Alexander CFruz
    January 10, 2016

    Claudia, ademas de bonita escribes muy bien, una redacción envidiable, me gustaría aprender de ti esta habilidad académica que tu tienes si es posible, yo en lo personal se me dificulta este tema y tengo que rehacer muchos escritos

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *